Ciudades destacadas

Restaurantes de comida china recomendados en Venezuela

Comida china

Uno nunca termina de sorprenderse cuando se trata de comida china. Tantos sabores, ingredientes y contrastes hacen a la calidad de su gastronomía, generalmente sana y equilibrada. No todo es, como se cree, arroz. Sí es su ingrediente principal (sobre todo al sur del país), pero no todo gira en torno de su presencia. Como una de las cocinas más antiguas, la gastronomía china cuenta con una tradición culinaria ancestral y desde tiempos inmemorables ha ido evolucionando para convertirse en lo que es hoy, ganando reconocimiento a nivel internacional. Con el objetivo puesto en la búsqueda del equilibrio entre los sabores básicos –dulce, salado, ácido, picante y amargo–, es esencial su orden correcto al igual que la adecuada presentación de los platos. Hay tantas variedades como regiones existen en China y los ingredientes son muy versátiles. Un básico es, como lo hemos mencionado, el arroz. El arroz frito es uno de los platillos más sabrosos, mientras que el Zongzi es un popular triángulo de arroz relleno de carne y enrollado con hojas de bambú, una tarea muy difícil. La salsa de soja es otro infaltable, un condimento extremadamente antiguo con origen en China. Es elaborada mediante una larga fermentación de granos de soja y trigo tostado, y existe en versiones oscura y clara. El jengibre es uno de los grandes pilares: aporta un aroma fresco y se utiliza pelado y cortado en bastoncitos. Las variedades de fideos son ampliamente usadas en la comida china y su forma de cocinarlos son múltiples. Ya sean salteados, fritos, en sopa, en ensaladas, fríos o calientes, los fideos son una de las guarniciones más presentes en los platos, como en el Lo Mein –con verduras y porciones de carne o mariscos– o el reconocido Chow Mein –cuenta con una gran diversidad de recetas–. El wonton es una masa de harina de trigo rellena con carne picada de cerdo, cebolla, jengibre, aceite de sésamo y soja, que se sirve en una sopa de fideos finos con cebolleta. El pollo es otro ingrediente recurrente en la dieta de los chinos. Prepárate para probar el Kung Pao, procedente de la región de Sichuan, y ten listo un buen vaso de agua cerca, ya que este es un plato de los más picantes: lleva una gran cantidad de pimienta de Sichuan y chiles chinos en su versión más fuerte. Consiste en pollo marinado con un sofrito de guindillas, salteado con vegetales y cacahuetes. No dejes de degustar el Chop Suey, uno de los más tradicionales y conocidos en el planeta (al igual que los arrolladitos primavera), en el que se cocinan distintos tipos de carne con verduras en un wok. Y si quieres un bocadillo nada más, prueba los dim sum, que pueden estar rellenos de carne, pollo, tofu, camarones, huevos o vegetales y suelen acompañarse con té verde. Estos auténticos manjares pertenecen a una lista mucho más extensa de platos oriundos de China, delicias milenarias cuyos aromas, sabores y disposición no te van a decepcionar.

No encontramos tu dirección
Aceptar